Los Moyano, cada vez más aislados: ferroviarios tampoco irán a la marcha contra Macri y la protesta pierde “poder de fuego”

12

La movilización convocada para el 22 de febrero no cuenta con el respaldo del sector más “dialoguista” del sindicalismo, como los “gordos”, los transportistas de la UTA, los estatales de UPCN ni la UOCRA. Aseguran que se trata de “un reclamo sectorial”. La central obrera, al borde de la ruptura.

Los ferroviarios avisaron este lunes que tampoco se sumarán a la marcha del 22 de febrero contra el gobierno de Mauricio Macriorganizada por Hugo y Pablo Moyano y los líderes camioneros quedan cada vez más aislados.

“El escenario supera una marcha, no intercedemos en convocatorias y, en ese sentido, no nos vemos convocados a la marcha del 22″, explicó tajante este lunes el secretario general de Unión Ferroviaria,  Sergio Sasia, en radio Cooperativa y señaló que se trata de “un reclamo sectorial”.

De esta manera, la movilización se quedan sin otro gremio clave y la protesta pierde su “poder de fuego”.

Ya rechazaron la convocatoria los trabajadores de transporte de la UTA, los “gordos” -gremios con mayor cantidad de afiliados como Sanidad, Aguas y Comercio– y los independientes de la construcción (UOCRA) y los estatales de UPCN.

Los Moyano habían conseguido la semana pasada el respaldo de las dos CTA -la de Pablo Micheli y la de Hugo yasky- y el apoyo formal de la CGTcon el aval del sector barrionuevista liderado por Carlos Acuña, pero Héctor Daer representantes de “los gordos” les soltó la mano. 

“No se puede aceptar que alguien tenga el capricho de adueñarse de la voluntad colectiva de la CGT”, remarcó el lider de Danidad viernes pasado.

Te puede interesar

“Cuídenlo a Federico”, la sugestiva orden de Mauricio Macri ante ola de rumores y en medio de la volatilidad del dólar

“Nuestra posición es clara: no vamos a poner a la CGT al servicio de ningún gremio ni dirigente“, completó.

Y luego remarcó: “Si la unidad no va más, habrá que convocar a un congreso cegetista y definir un nuevo consejo directivo”.

Este fin de semana quien levantó el guante fue el barrionuevista Carlos Acuña, líder del sindicato de expendedores. Lo tildó de “carnero” por no participar de la marcha y aseguró que “defiende a la patronal”.

“Se va solo o lo echan los trabajadores”, amenazó dejando a la CGT a un paso de la ruptura.

Sasia se quejó de la dirigencia de la central obrera e indicó: “Acá falta un debate interno para ver qué queremos”.

Y se refirió al futuro del triunvirato: “Vemos la necesidad de converger en una unidad donde podamos tener la unidad total del movimiento obrero, respetando a la conducción actual”.

Sin embargo, evitó dar nombres eventuales que reemplacen al actual triunvirato que quedó dividido con Daer, por un lado, y Acuña y el moyanista Juan Carlos Schmid por el otro.

Comentarios
Compartir