Las ruedas del mañana: inteligentes, esféricas e imposibles de pinchar

Los neumáticos pronto dejarán de pincharse porque no tendrán aire, y tal vez generen energía y podrán cambiar de forma sobre la marcha

32

Cuando algunos coches ya vuelen, otros se moverán sobre ruedas que generen electricidad, sobre cubiertas que cambien de forma al instante y, en función del terreno, avanzarán apoyados en gomas sin aire, en neumáticos esféricos inteligentes. Esos vehículos (probablemente autónomos) montarán las ruedas casi mágicas que ya preparan los fabricantes más potentes del mercado.

La investigación avanza por diferentes caminos. Por un lado, y como una posibilidad aparentemente cercana, los neumáticos sin aire ya han empezado a rodar. Demuestran una gran flexibilidad, soportan muchísimo peso y son especialmente resistentes. Michelin comercializa los Tweel, pero solo para vehículos retina.elpais.com / 33 agrícolas e industriales pesados: el problema de estas gomas es que a velocidades elevadas vibran en exceso.

Bridgestone trabaja en la misma dirección y Hankook lleva años desarrollando el prototipo iFlex, también sin aire comprimido (el riesgo de pinchazos y reventones desaparece) y fabricado en robusto poliuretano. El material garantiza durabilidad, dureza, estabilidad y buena respuesta en el zigzagueo, pero el inconveniente es el mismo: no permite superar los 130 km/h.

Una segunda línea de investigación apuesta por las estructuras cambiantes. El neumático del futuro que imagina Goodyear es esférico, capaz de autorrepararse en caso de pinchazo (cerrando el orificio) y, sobre todo, de modificar su dibujo si resulta necesario reforzar el agarre (a causa de la lluvia, por ejemplo). Se llama Eagle 360 y sus creadores aspiran a tenerlo listo hacia 2030. El mismo ejercicio de imaginación hizo Hankook con tres propuestas llamadas Boostrac, Hyblade y Alpike, gomas con la propiedad de adaptarse al piso de forma automática, alterando la forma y la profundidad del dibujo. Sobre el papel (y en los vídeos que la compañía colgó en YouTube), una idea espectacular.

  • Fricción y musgo como fuente de energía

Las marcas también buscan un aspecto práctico a las novedades en este terreno. Detrás de la denominación BH-03, Goodyear presenta unas ruedas que generan energía constantemente y la envían al motor eléctrico. Los materiales que componen este neumático convierten en electricidad tanto el calor (generado por la fricción o por la absorción de la luz solar) como las vibraciones.

Y como idea conceptual, la misma marca ha presentado un proyecto todavía más original que los neumáticos esféricos. Una pequeña locura: los Goodyear Oxygene integran musgo vivo en las paredes laterales (sí, musgo) que al hacer la fotosíntesis va captando CO2 y liberando oxígeno a la atmósfera. El fabricante también asegura que la fotosíntesis de este vegetal generará electricidad para alimentar los sensores internos del neumático, útiles para captar información de la carretera y la conducción. No hay muchos datos más ni fecha prevista de desarrollo, pero parece que las ruedas del futuro, como los coches, también quieren ser verdes.

Comentarios
Compartir