Kiribati, la isla ideal de lo que buscan recibir el 2017 con la naturaleza

120

A pesar de su belleza solo recibe 5 mil turistas al año. Por qué vale la pena pasar Año Nuevo en este destino remoto

El Año Nuevo está ya a la vuelta de la esquina, y con éste nuevos proyectos, deseos y realizaciones personales. Con fuegos artificiales, descorches y brindis con champagne y sidra, cuentas regresivas entre cientos de personas, familias y amigos se reúnen en todas las partes del globo para dar inicio a un nuevo año.

Y, como la Tierra contiene 24 áreas llamadas husos horarios, hay lugares que reciben el Año Nuevo antes que otros. Kiribati es uno de ellos. El primero, para ser exactos. Junto con Samoa (deshabitado), este archipiélago y país insular ubicado en el océano Pacífico, al noreste de Australia, es el primer lugar del mundo en llegar al 1 de enero, debido a su posición inmediatamente al oeste de la Línea internacional de Cambio de Fecha.

 

Un informe realizado por la Organización Mundial del Turismo (OMT) -organismo dependiente de la ONU- concluyó que 1.200 millones de personas viajaron por el planeta Tierra durante 2015. Y con estos datos, se armó un ranking que reveló cuáles fueron los países menos visitados durante el año pasado. Resulta que Kiribati fue uno de los menos concurridos durante el 2015, con tan sólo 5 mil visitantes.

Kiribati está en el medio de la nada, casi en sentido literal. La civilización más cercana es la de Hawaii al norte a la que se llega luego de un trayecto de cinco horas y que, por cierto, es el último lugar habitado en recibir el Año Nuevo. Durante siglos, los habitantes han sobrevivido con una dieta basada principalmente en coco y pescado. Es un archipiélago compuesto por 33 atolones de coral, y sus maravillosas lagunas color turquesa son un paraíso terrenal.

Kiritimati (Isla Christmas) es el atolón más grande del mundo. Se independizó en el año 1979 y es miembro pleno de la ONU desde 1999. Se divide en tres sectores: las Islas Gilbert, las Islas de la Línea y las Islas Fénix.

La República de Kiribati contiene además a la isla volcánica de Banaba de 5 kilómetros cuadrados. Su punto más alto es también el punto más alto de Kiribati, con 81 metros de altura. Es una de las grandes fuentes de fosfato del Pacífico y allí habitan poco menos de 400 personas. Sin dudas, Kiribati es un destino que vale la pena visitar, y que sin dudas ofrece una experiencia de Año Nuevo para recordar.

Comentarios
Compartir