Energia: Nación presiona a la provincias para que amortigüen el tarifazo

10

El Gobierno salió a presionar a las distribuidoras de electricidad provinciales para que morigeren el impacto del nuevo tarifazo en la luz, que llegará hasta 45% en el caso de los grandes usuarios. El ministro de Energía, Javier Iguacel, explicó que a pesar de que los aumentos serán mayores en el área metropolitana, donde operan Edenor y Edesur, en Córdoba y Santa Fe seguirán abonando más por sus facturas producto de la incidencia de los costos en ese segmento de la cadena y los impuestos de nivel sub-nacional.

“Confiamos en la capacidad de los gobiernos provinciales de Santa Fe y Córdoba de tener la inteligencia para no seguir aumentando el costo de la distribución a las pymes”, disparó el funcionario en la conferencia de prensa en la que anunció un incremento a partir de este mes del 24% promedio para usuarios residenciales, explicado en su mayor parte por la generación. Los nuevos valores entrarán en vigencia en agosto y por ende recién comenzarán a verse en las boletas de septiembre.

En ese sentido, Iguacel comparó los casos de San Juan y Mendoza, que abonan por la luz cifras similares a las que se pagan en el AMBA.

De esta manera, el ministro se desligó de las quejas de mandatarios que consideran injusto que la electricidad sea más barata en la región metropolitana, al poner el foco en las tasas impositivas provinciales y municipales y la eficiencia del servicio en los distritos. “La energía en punta de línea la tienen que pagar las distribuidoras”, reprochó, en referencia a los generadores “contaminantes” que funcionan con combustible y se ven al costado de las rutas.

La crítica a las empresas de luz locales se da en el marco de la disputa por el traspaso de Edenor y Edesur a la órbita del gobierno porteño y bonaerense, que Iguacel dio por confirmado, aunque aclaró que la próxima suba aún será decisión del Ejecutivo nacional.

Lo cierto es que hasta ahora el traslado de las dos distribuidoras metropolitanas al AMBA no tendrá costos, porque desde principios de año se eliminaron los subsidios a este tramo de la cadena eléctrica.

Según explicó Iguacel, a partir de ahora el Estado pagará aproximadamente el 33% de la generación, a excepción de los grandes usuarios, que deberán abonar la totalidad. Por eso tendrán el mayor incremento, de 45%. “Terminamos con el subsidio a los ricos de Moreno, Cristina y Kicillof”, sacó pecho el ministro.

El resto conformado por los hogares, comercios y pymes, deberá afrontar alzas que oscilan entre el 18% y el 28%. El 43% pagará menos de $270 por mes y el 73%, menos de $650. Para este sector los subsidios se eliminarían paulatinamente entre 2019 y 2020.

La devaluación había abierto el interrogante por la magnitud del tarifazo dado que la matriz energética se encuentra dolarizada. Sin embargo, el Gobierno apeló a dos estrategias: por un lado redujo de u$s5,20 a u$s4,20 el precio del gas que Cammesa le paga a las usinas termoeléctricas, lo que implicará un ahorro de $2.500 millones por mes. Por otro lado, se dividió en dos el incremento del 16% en el Valor Agregado de Distribución (VAD) correspondiente al primer semestre. La mitad se aplicará este agosto y el 8% restante se dividirá en cuotas a partir de febrero.

Comentarios
Compartir