¿Qué deseos pidió el Muñeco?

13

Enterate qué quiere Gallardo, que  celebró los 42 con Olé y confesó que se va a sentir raro por compartir el festejo con su familia, algo que pocas veces pudo hacer.

Me voy a sentir raro, porque la mayoría de las veces soplo las velitas en una pretemporada o durante la preparación de un partido, y esta vez voy a estar en mi casa”.

Marcelo Gallardo sonríe como un nene frente al pastel de crema que le lleva Olé para que el entrenador comparta el festejo de sus 42 años con todos los hinchas de River. El final de la estadía del plantel en Miami coincidió con el aniversario del Muñeco, pero la fecha de regreso a Buenos Aires no estuvo programada con el fin de que el deté celebre en su hogar junto a su esposa Geraldine y sus tres hijos, Nahuel, Matías y Santino. “Pero fue una casualidad”, cuenta el hombre que le devolvió la alegría a River. El competidor voraz que al pedir los deseos confirma que mantiene la ambición y la mentalidad ganadora que dejó una huella histórica en el club: “Ganar la Supercopa contra Boca, La Libertadores, y remontar posiciones en el torneo local”.

Gallardo prefiere desenchufarse al menos una hora en el cierre de la preparación en Estados Unidos. Pretende tomar distancia de las repercusiones que tuvieron sus declaraciones acerca de “levantar más la guardia” frente al poder (Macri-Tapia-Angelici) que hoy está teñido de azul y amarillo. Y no quiere referirse otra vez al tema.

La charla, entonces, está estrictamente apuntada a la celebración de sus 42 pirulos y sus anhelos para este período de su vida. Sus deseos son lógicos: es lo que pediría cualquiera en su lugar y lo que pedirían los fanáticos millonarios. Aunque aclara que el camino para que se cumplan es el intenso trabajo. Que empezó en Miami y que seguirá en Buenos Aires después del amistoso contra Boca: “Francamente, mi mayor anhelo para este año es conformar un equipo que nos identifique, a los que formamos este grupo y a los hinchas de River. A partir de eso se puede gestar una coronación, pero los resultados van de la mano de ese trabajo. Y sabemos que acá siempre estás con la obligación de ganar, no es verso, es asi”.

El Muñeco, feliz a los 42.

El Napoleón de Núñez no reniega del paso del tiempo y admite que los tres años y medio como CEO del fútbol de River le resultaron desgastantes pero a la vez explica que fueron muy placenteros, “porque me siento un privilegiado de estar en el club que quiero y de hacer lo que me apasiona en un lugar el que me dan todas las posibilidades de desarrollarme de la mejor manera. Es el trabajo más lindo que puedo tener y por eso lo disfruto al máximo”.

Mientras se entretiene con la modesta producción de fotos y bromea con el desprolijo estado de la torta que ya pasó por varias manos, el Muñeco detalla una a una sus ilusiones: “En principio, la Supercopa que vamos a jugar contra Boca, un partido de ésos que no se dan todo el tiempo porque hay una copa en juego; después, arrancar bien esta Copa, que es el mayor desafío, para clasificarnos; y a la vez ,tratar de posicionarnos mejor en el torneo”.

La autoexigencia laboral que “no puedo disimular” le quita muchos momentos personales al líder de este sueño, aunque es consciente de que su familia y sus amigos “están acostumbrados porque nosotros vivimos de esta manera desde muy chicos”. Por eso hoy quiere aprovechar el día libre para celebrar su cumple en la intimidad familiar. “Va a ser algo muy simple porque a mí no me gustan mucho los festejos. Vamos a compartir un lindo momento en casa y a disfrutar de estar juntos, que es algo que no siempre podemos hacer en estas fechas”. Se lo merece el Muñeco, para los hinchas de River cada vez más grande.

Comentarios
Compartir