Bullrich candidato por Cambiemos

Tal como estaba previsto, la mesa chica de Cambiemos terminó de definir ayer por la tarde los primeros lugares de las listas de Senadores y Diputados de la provincia de Buenos Aires.

18

El Gobierno terminó de definir ayer por la tarde los primeros lugares de las listas de Senadores y Diputados de la provincia de Buenos Aires y a la espera de la definición de Cristina Kirchner, que en las próximas horas oficializará su candidatura en las próximas elecciones.

A partir del mediodía de ayer, la quinta de Olivos se convirtió en el comando electoral del oficialismo. Allí confluyeron, además de Mauricio Macri, el jefe de Gabinete, Marcos Peña; la gobernadora María Eugenia Vidal; el secretario General de la Presidencia, Fernando de Andreis; el jefe de Gabinete bonaerense, Federico Salvai; el vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, y el consultor Jaime Durán Barba. Entre ellos resolvieron finalmente que Gladys González secundará a Esteban Bullrich en la boleta para el Senado y que Graciela Ocaña encabezará la de Diputados. La postulación de “La Hormiguita” se cobró, en ese sentido, el primer herido del cierre de listas macrista: Facundo Manes no aceptó el segundo casillero en la nómina. Era primero o no era nada, había dicho. “Entonces no sos nada”, le avisaron. En privado, hubo festejos en la Casa Rosada por el traspié del médico neurólogo. Había satisfacción, además, porque, hasta ayer, no había internas en ningún distrito del país.

Más allá de la ausencia de Manes, el cierre de listas bonaerense de Cambiemos no presentó grandes sorpresas. Héctor “Toti” Flores, Guillermo Montenegro, Marcela Campagnoli y el radical Fabio Quegtlas completan los primeros cinco lugares de los candidatos para la Cámara baja. A última hora del viernes terminaban de completarse el resto de los casilleros: el subsecretario de Asuntos Electorales, Ezequiel Fernández Langan -del riñón de Peña-, el marplatense Juan Aicega -del PRO-, Javier Campos -del entorno de Elisa Carrió-, el radical Carlos Fernández, una referente de Jorge Macri y un dirigente cercano al sindicalista Gerónimo “Momo” Venegas. La idea del macrismo es obtener entre 12 y 13 bancas de las 35 que se renuevan por la provincia de buenos Aires. Campos, empresario agropecuario millonario, fue uno de los primeros nexos entre Carrió y Macri.

Esta mañana, varios de los principales referentes del oficialismo volverán a reunirse, esta vez en el hotel NH del centro porteño y en la sede del PRO en la esquina de Belgrano y Balcarce, en el barrio de San Telmo. Hasta allí y al local que el macrismo en su versión bonaerense alquiló a escasos metros deberán presentarse los candidatos para rubricar sus candidataturas. El domingo, pasadas las 15, tienen agendada una sesión de fotografía con Vidal, que posará con cada candidato para los afiches de campaña y las imágenes destinadas a las redes sociales.

Hasta ayer a la mañana, los precandidatos no tenían noticias de sus eventuales postulaciones. Algunos estiraron la incertidumbre hasta la tarde. Fue la gobernadora la encargada de llamar a los principales dirigentes, al menos a los primeros cinco de la nómina de Diputados y a Gladys González. Ocaña, por ejemplo, se quebró de la emoción. Montenegro, que llegó a Buenos Aires a última hora del jueves, recibió la confirmación de boca de la mandataria y se recluyó en San Isidro junto al intendente Gustavo Posse a cerrar las listas municipales.

 

En esa línea, la Casa Rosada confirmó ayer la postulación de los candidatos a concejales en los municipios en los que el oficialismo no pudo desembarcar, y que buscarán competir por la intendencia en el 2019. Es el caso de Carlos Regazzoni (Almirante Brown), Lucas Delfino (Hurlingham), Ezequiel Pazos (José C. Paz), Evert Van Tooren (Esteban Echeverría), Pablo Alaniz (Florencio Varela), Albi Czernikowski (Malvinas Argentinas) y Leandro Costa (Escobar). Hasta anoche todavía había dudas en San Fernando, entre Alex Campbell y Agustina Ciarletta. Varios de ellos tienen cargos nacionales o provinciales, que no planean dejar para la campaña. Un puñado también recibe el asesoramiento de Durán Barba y su entorno, que acaparó la estrategia comunicacional bonaerense. Macri, en tanto, pidió prescindir de candidaturas testimoniales.

El primer análisis que circulaba ayer entre los dirigentes macristas daba cuenta del buen acuerdo al que había llegado Carrió, que por estas horas regresaba de sus vacaciones en Brasil. Tres dirigentes en las listas porteñas y tres en la nómina bonaerense: Flores, Campagnoli y Campos. Y Maricel Etchecoin, apoderada de la Coalición Cívica, postulante a diputada provincial. Además, desde el año pasado “Lilita” y la presidenta de ACUMAR tejieron una estrecha relación a raíz de la avanzada de la funcionaria contra el sindicalista Omar “Caballo” Suárez, preso desde septiembre del año pasado. González ya habría elegido a su reemplazo en ACUMAR: Dorina Bonetti, directora del organismo.

A última hora de hoy, Macri y Vidal sabrán si en unos meses plebiscitan su gestión contra la ex Presidenta, Florencio Randazzo y Sergio Massa en el distrito de mayor peso electoral. El escenario presenta toda una novedad: sería la primera vez, en caso de que ella se postule, que el PRO y Cristina Kirchner, principales exponentes de la polarización política, diriman su suerte en las urnas. El objetivo de la Casa Rosada es alcanzar el 50% de los votos en el interior bonaerense, el 40 en la primer sección electoral y el 30% en la tercera, la sección donde el Presidente y la gobernadora registran los peores números.

Comentarios
Compartir