Bertone, busca tener una administración honesta.

“Yo quiero una administración ordenada y honesta, aseveró Bertone, y que “para lograrlo es necesario el saber hacer

21

La Mandataria agradeció la predisposición del organismo de contralor “para asesorarnos” y sostuvo que “para mí es muy grato” la firma de este convenio, porque “todos saben las dificultades que tuvimos al inicio de la gestión y no había tiempo para ponernos a planificar, porque tenía que revertir un estado de situación deplorable de la administración pública y de las cuentas públicas”.

Observó no obstante que “una vez que logramos el ordenamiento del Estado” creyó conveniente la necesidad de que “las DAF (Dirección de Administración Financiera) y el Tribunal de Cuentas puedan trabajar juntos”.

“Yo quiero una administración ordenada y honesta, aseveró Bertone, y que “para lograrlo es necesario el saber hacer, y tener los expedientes en mejores condiciones”, por lo que “me gusta ser asesorada, y que quienes lo hagan sean los mejores”

“Así que tenemos la predisposición de los miembros del Tribunal de Cuentas, para hacer este convenio de capacitación” dijo, y consideró importante “que esta firma se cristalice y que podamos contar con ellos”.

“Un Tribunal de puertas abiertas”

El vocal en ejercicio de la Presidencia del Tribunal de Cuentas, Miguel Longhitano, destacó la firma del convenio, en el entendimiento de que “es muy importante para todos nosotros, porque no sólo hace la fortalecimiento institucional sino que, también, hace al interés público el capacitarse”.

“Nosotros desde el Tribunal de Cuentas venimos realizando la tarea de capacitación desde hace bastante tiempo, y no sólo invitamos a los agentes de nuestro organismo sino también los de la Administración Pública en general, ya sea centralizada o descentralizada, entes autárquicos”, subrayó.

El titular del organismo de control consideró que “la tarea de contralor es importante; pero también lo es la que realizan los agentes de la Administración Pública” y anotó que por eso “nosotros somos proclives siempre al asesoramiento permanente y al trabajo en conjunto, tanto desde que gestiona el expediente como quien tiene que controlar  el expediente”.

Argumentó su postura en el hecho de que “eso hace al interés público y a la eficiencia que deben tener las actuaciones administrativas”, por lo que garantizó “un Tribunal de Cuentas de puertas abiertas”.

En ese sentido remarcó la importancia de “mantener la comunicación entre las diferentes direcciones de administración financiera (DAF)” porque “hay problemas comunes que si uno los conoce le resulta mucho más fácil la tarea cotidiana”.

Comentarios